Follow by Email

jueves, 1 de marzo de 2018

SIGUE EL PESO


 PATIO DE CUADRILLAS  Regresa la actividad taurina a Cinco Villas de Cuautlalpan, México. Bueno, eso de  regresa es un decir porque nunca se fue. La más reciente actividad fue esa reunión de aficionados prácticos de todo el mundo taurino y que incluyó el enfrentamiento a los animales en dos días de nervios, valor y desahogos. Asistí como espectador el primer día con afición y ganas más melancólicas que viables de torear. Ya sin la elasticidad indispensable descarté saltar de espontáneo.

CIELO ANDALUZ El sábado 24 de febrero del 2018 Cinco Villas se vistió de corto para un festival taurino con tres toreros de España y tres de México. Además, El Maletila, Luis y Grisel Marco que también se enfrentarían a sendos cornúpetas.

PITÓN IZQUIERDO ¡Cinco Villas! De nuevo al autobús, de nuevo al ritual del viaje folclórico, de la gastronomía de múltiples sabores y los correspondientes sobresaltos. Tener un estómago solvente es una bendición que me visita tres veces al día, no importa el rumbo del país.

PITÓN DERECHO El Maletilla toreó antes del paseíllo y Luis y Grisel Marco después de Fermín Rivera. Singular evento en que participan una incipiente Figura y uno de sus principales promotores ¿Estarán documentados casos similares? El lapso cronológico que hay entre Cristóbal Arenas, El Maletilla y Luis Marco, el patrón de Cinco Villas resulta ser un contraste de la afición por el Toro a la vez que una enseñanza práctica de cómo ligar las generaciones taurófilas.  .

PITÓN IZQUIERDO Acotados por ambos extremos torearon Manolo Sánchez ( ¡cómo enhebra un pase con el siguiente, qué tersura, qué suavemente incita al animal para que embista, qué poco tiene que enmendar!), Sergio Flores ( con la ebullición de novillero y poderío de matador. Óle), Javier Conde (bastaron esas trincherillas para que le creyéramos futuras tardes de estruendo), Juan Pablo Sánchez ( el inmediato milagro del temple, de la suspensión del tiempo), Eduardo Gallo ( la seriedad y la parsimonia frente al peligro), luego Fermín Rivera ( ¡cómo metió a su dominio territorial al toro, al público con todo y tarde!).

PITÓN DERECHO Un placer haber estado en Cinco Villas. Los participantes sin excepción iluminaron la tarde con sus verónicas, incluyendo las de Luis Marco. Un lleno para alivio de la Casa Hogar La Divina Providencia beneficiaria de lo recaudado. El sol de medio día detenido por el toldo circular que protege a la totalidad de la afición con su sombra; menos a la arena azafranada que queda, durante todo el festejo bajo el sol.

PITÓN IZQUIERDO La arena cimbrada por los frisones y cruzada por las cuadrillas. Extrañamos los percherones de arrastre aunque las mulillas no tuvieron ningún pero ni en el desempeño, ni en el enjaezado.

RECORTE FINAL ¡Qué bien te salen las cosas, Luis Marco! Óle.





No hay comentarios: