Follow by Email

lunes, 25 de marzo de 2019

TILCUAUTLA, Tlaxiaca, Hidalgo.


PATIO DE CUADRILLAS  Dos grupos taurinos, de Yucatán uno y el otro de Hidalgo, ambos estados mexicanos, organizan un Festival de la Amistad. Viniendo de Mérida, capital de Yucatán hay que viajar dos horas y media entre las nubes y dos de camino terrestre pavimentado, más veinte minutos interminables sobre una ruta de piedras lavadas por las avenidas de las lluvias y raspadas por los automóviles que se atreven. Se llega así al Cortijo Puerta Grande, Pensador Mexicano 12, Barrio de la Mora II, C.P. 42160. San Juan Tilcuautla, Municipio de San Agustín Tlaxiaca, Estado de Hidalgo. México; continente americano; Planeta Tierra. Galaxia Andrómeda. En rigor es la Vía Láctea, pero se oye mejor aquella. Órale.
a
CIELO ANDALUZ El encuentro se anuncia como un Mano a Mano entre la Escuela Taurina de Yucatán CTM y la hidalguense ¨Jorge Gutiérrez A.¨ con sede en Pachuca, Capital del Estado. Aquella escuela será representada por Gilda González ¨La Paloma¨ y Mariangel Segovia ¨La Princesa Maya¨ y ésta por los hidalguenses Carlos Hernández y Ximena Linares. Además participará Alejandro Moreno ¨Castelita¨ niño de notables facultades taurinas, también de Hidalgo.

PITÓN DERECHO El cortijo resulta una bendición para los que (como el que escribe), hacen el viaje desde Pachuca, en transporte público. La parte pedregosa la sobreviví en auto de una lugareña que me llevó en un viaje que además de los tumbos, me sacudió con anécdotas sabrosas las que casi me hicieron olvidar agradecer. (La ingratitud es el peor de los pecados; todos los demás ahí se engendran). La placita está bien hecha,  cómoda, con sombra en todas las localidades. Limpia. Sillas acolchonadas (¡!) unos 25 metros de diámetro. El matador Luis Gallardo y el patrón Pablo García fueron quienes han organizado el mano a mano de estas escuelas taurinas en Tilcuautla.


PITÓN IZQUIERDO Pablo García atiende cuanto detalle descubre en su constante supervisión. El termómetro marca a las 14 horas 26 celcius  y la cerveza un poco menos y aún así, es preferible a la deshidratación. Los tacos de barbacoa con salsa verde, insuperables (Estamos en Hidalgo, caray). Al rato la cerveza emerge de los témpanos a la temperatura que nos hace agradecer al hielo (con H, no con C), su intervención. El que escribe esta dispuesto a seguir combatiendo el calor y desapareciendo los tacos, mientras salen los becerros, pero  fue nombrado sorpresivamente Asesor del  Juez. Mhhh, ¡Que Dios reparta suerte!

PITÓN DERECHO Gilda González, ¨La Paloma¨ tiene la virtud de la ligazón, corrige pronto los terrenos y juega con la velocidad del becerro. ¨La Princesa  Maya¨,  Mariangel Segovia,  se planta y pasa la becerra por aquí y luego la lleva hasta allá. Se mueve más el planeta ya mencionado. Bendito el reposo de la Princesa. Luego la notable Ximena Linares, con la solvencia que le da su talento y las corridas que lleva. Ha asimilado las oportunidades y muchos son los avances estéticos que ha logrado; es un deleite verla. Carlos Hernández no comete errores y se desempeña con naturalidad. El Castelita da la impresión que pesa la mitad que el becerro y lo torea como
jugando, sin agobio ni problemas.
PITÓN IZQUIERDO El próximo marzo será el turno de Yucatán de ser la sede del encuentro. Habrá que ir. La oportunidad de ver otra vez a esos niños  toreros y además conocer los detalles de ver chonear, es una tentación irresistible. Según me explica Alejandro Segovia, padre de ¨La Princesa¨ chonear es torear (en lo que se puede), vacas enormes algunas con más de cincuenta corridas que resultan ser una tentación insoportable para los choneros  lugareños que se atreven a enfrentar tamañas amenazas.


PITÓN DERECHO Tener la temeridad de ondear el engaño y soportar de la manera que Dios les da a entender la embestida casi siempre certera, es una fiesta que uno que es aficionado fifí no se puede perder. Es una proeza folclórica emanada de la fascinación humana que genera el ganado bravo; fascinación misteriosa que no tiene explicación disneylandesa, porque no son animales de peluche. Luego las vacas son llevadas a otros parajes donde los choneros locales ya tienen los capotes y muletas preparadas y están ansiosos de atragantarse con el miedo.
RECORTE FINAL La culinaria yucateca, los cenotes sagrados, la indumentaria, la raíz histórica yucateca de la plaza La Petatera, de Villa de Álvarez, Colima; la trova y la música peninsular y además el ritual taurino, bien valen la pena.

domingo, 17 de marzo de 2019

EL DIÁLOGO TAURINO, DE TENDIDO A TENDIDO

PATIO DE CUADRILLAS En este primer quinto del Siglo XXI cuando se ha revolucionado la comunicación de manera tal que los mayores de 50 años no se rebajan a hablar a una pantallita portátil y por lo tanto están incomunicados, nos vamos a referir a un diálogo que ha sobrevivido al tsunami tecnológico y que además, es singular. Singular porque se hace a gritos, de un tendido al otro, en una plaza de toros. El respetable acusa recibo de todos los gritos y celebra con risas o reprueba la exclamación con silbatinas. Pero si el grito va al que está en la arena jugándose la vida,  casi nunca tiene respuesta del torero, como no sea alguna mirada hosca.

LIÁNDOSE EL CAPOTE DE PASEO Antes de seguir con el tema, aquí habría que recordar que todas las plazas taurinas del mundo, todas, tienen dos reglamentos: A) El impreso por las autoridades municipales que es el oficial y otro B), que sin tener texto escrito es de cabal observancia: se trata del conjunto de Usos y Costumbres (UyC) de la plaza particular. Este reglamento apócrifo tiene la fuerza suficiente para revocar muchas de las decisiones basadas en el texto escrito y tomadas por la Autoridad, el Delegado, el Juez o el Presidente de la corrida. Es más, los gritos de los aficionados por levantiscos que sean, incluyendo a los antis nunca son objeto de sanción porque son exclamaciones protegidas por el UyC que tiene autoría anónima y ratificación colectiva por la solidaridad (o tolerancia), del público asistente.

TALLANDO LA TIZA También esos gritos son aceptados porque son opiniones atinadas que jamás se verán en las crónicas acicaladas aunque ambos sean –gritos y crónicas decentes--componentes de la fiesta: es  más, no se puede pensar en una tarde de toros sin gritos o un cronista que los consigne en su narración escrita. No hay tal lugar: es una utopía. Órale.

CIELO ANDALUZ El Grito Taurino viene a ser pues un ejercicio democrático en tiempo real blindado por la costumbre. Es cierto que esas genialidades anónimas a menudo timbran la procacidad plebeya y aún así son agudísimas campanadas que no tienen otra finalidad que poner en su lugar al destinatario del grito o sacar al autor de la anonimia dominical. 

PERCAL POR LA SEDA El siguiente es un exclamatorio a cielo abierto con excepción de dos o tres comentos que se dieron sin gritar y que son merecedores del registro.      




LOS GRITOS MEXICANO DEL DOMINIO PÚBLICO


PITÓN DERECHO 1 Plaza México. Una tarde en que los toros del sorteo no embestían y estando presente María Félix con fama de cortesana, un aburrido aficionado le gritó: ¨ ¡María, regala un toro de tu ganadería!¨

PITÓN IZQUIERDO 2 Plaza México. María Félix traía una blusa con su nombre en el lado izquierdo: ¨ ¡María! ¿Cómo se llama la otra?¨

PITÓN DERECHO 3 Plaza La Condesa. Presenciaba la corrida el Presidente Plutarco Elías Calles con fama de violento y el diestro ¨se quedaba sin toro¨ a la hora de matar. Un aficionado a los toros y además enterado de los rumores políticos gritó: ¨Tú, toréalos; ¡que los mate Plutarco!¨

PITÓN IZQUIERDO 4 Plaza La Condesa. Toreaba Armillita y en barrera estaba el Presidente interino Emilio Portes Gil. Armillita le brindó el toro. Alguno, percatándose del tinte moreno de ambos, gritó: ¨ ¡Los dos van a la misma tintorería!¨


PITÓN DERECHO 5 Plaza México. ¨ ¡Doctor, grita una mujer al Jefe de Servicios Médicos Rafael Vázquez Bayod, a la noche te voy a hacer feliz!¨

PITÓN IZQUIERDO 6  Plaza México. Al mismo médico. La misma voz. Otra corrida: ¨ ¡Doctor, llevo ya dos semanas de retraso, ¿qué vamos a hacer?!¨  

PITÓN DERECHO 7 Manolo Martínez salió  de su retiro después de años, toreando en Querétaro; se encerró con seis toros de su propia ganadería, mismos que resultaron de rebaño. Toda la tarde fue de pesadilla espesa y al finalizar el viacrucis un aficionado famoso apodado El Pato echa el graznido genial: ¨ ¡Manolo, miéntale la madre al ganadero!¨ 



PITÓN IZQUIERDO 8 Piden a El Pana que, desde la banqueta diga algo al paso de la procesión de la Virgen del pueblo, para que los demás se enteren que los taurinos no son ajenos a la religión; El Pana acata la manda y grita: ¨ ¡Chingue a su madre el diablo!¨

PITÓN DERECHO 9 Plaza México. Alfredo Leal (1.90 mts), brincaba de puntitas para atraer al toro y ponerle banderillas. Insistía. Alguien le previno: ¨ ¡No saltes tanto, te van a ver desde la calle!¨ 


LOS GRITOS ESCUCHADOS EN TIEMPO  REAL

PITÓN IZQUIERDO 10 Plaza Vicente Segura, de Pachuca, Hidalgo. Oscurecía durante la lidia del penúltimo toro. Al encenderse las luminarias, apenas se notó la diferencia. Una parpadeó, luego se apagó; afortunadamente la plaza se incendió con la rechifla. Por si fuera poco se tuvo que sustituir al último por mal presentado. El de reserva resultó igual de escurrido y manso. La rechifla fue verdaderamente de plaza de toros. Observaba el animal los capotazos de los peones, en la penumbra, sin atender ninguno. Alguien se percató de lo que pasaba: ¨ ¡Es un toro manso y débil!¨ Pero otro aficionado más observador gritó: ¨ No. ¡Está encandilado!¨

PITÓN DERECHO 11 Plaza Vicente Segura, de Pachuca, Hidalgo.  Juan Pablo Sánchez, para alegrar su desempeño pidió acompañamiento musical y señaló el piso, que es el ademán conocido de los UyC para que se toque una pieza musical, precisamente la de la ciudad donde se encuentra la plaza. El director activó su banda y escuchamos ¨La Feria de San Marcos¨ (Aguascalientes es lugar de nacimiento de Sánchez) Cuando terminó la faena y la música, un melómano corrigió al Director: ¨ ¡Era El Hidalguense, pendejo!¨



PITÓN IZQUIERDO 12 Plaza México. El Juli se desempeñaba sin mucho éxito ante un toro difícil. Un aficionado patriota, para acuciarlo le gritó: ¨ ¡Estás en La México, Juli!¨ Otro desde el tendido de enfrente tal vez activando el GPS, lo ubicó: ¨ ¡Tú también!´¨  

PITÓN DERECHO 13 Plaza México. ¨Estoy feliz. Estoy feliz. ¡No traje a mi vieja!¨, gritó uno. Ya disueltas las carcajadas, otro grito las avivó: ¨ ¡Ahorita… a tu vieja… la tienen más feliz! ¨

PITÓN IZQUIERDO 14 Plaza México. Al recoger el torero la montera por un brindis hecho a un aficionado conocido, un coro preguntó: ¨ ¿En dónde va a ser la cena?¨ Después del brindis de otro torero, esta vez a un Cardenal católico asistente el mismo grupo se interesó: ¨ ¿En dónde va a ser la misa?¨

PITÓN DERECHO 15 Plaza México. ¨Regular, regular¨, dictaminó un aficionado no del todo convencido de la faena con la que El Juli casi tumba la plaza. Luego, otro reviró: ¨Regular, regular… tu hermana¨.

PITÓN IZQUIERDO 16 Plaza El Toreo de Tijuana. El torero pinturero feliz de la vida estaba dando los pases a sus anchas con el toro allá. Alguien percibió el espacio entre ambos y dijo: ¨No le tengas miedo, toro: ¡acércatele!¨

PITÓN DERECHO 17 Nuevo Progreso, Guadalajara.  Morante se perfiló con el estoque horizontal, apuntando con cuidado y sin prisa, tomó puntería… esperó un rato. Un tapatío le aconsejó: ¨Ahí donde veas pelitos, ¡dale duro!¨  



PITÓN IZQUIERDO 18 Varias plazas. Aunque ya muy desgastado por el uso, persiste el grito de ¨ ¡Llévalo al Seguro!¨ cuando el toro no dobla y el torero falla con el descabello o se dan ambas calamidades.

PITÓN DERECHO 19 Plaza Calafia de Mexicali. El abúlico torero no quería ni ver su toro y encontró la excusa con las rachas. En su turno El Zotoluco, llevó al toro al mismo sitio del remolino y se aplicó. Alguien gritó: ¨Zotoluco, ¿a quién quieres apantallar?¨ El empresario Herrerías miraba desde el callejón. El Zotoluco no se dio por enterado, se hizo del toro cortó una oreja y cuando terminó la vuelta al ruedo y se metió a su burladero, entonces atronó una voz: ¨Hocicón, ¿ya te educaste?¨

PITÓN IZQUIERDO 20 Plaza Vicente Segura de Pachuca, Hidalgo. Toreaba un torero esbelto y una aficionada apreciando el cuerpo arrogante cubierto de oro con la ceñida cintura arqueada y brillante de seda, gritó: ¨ ¡Qué bonito rabo!¨

PITÓN DERECHO 21 Plaza Silverio Pérez, de Texcoco. Espera el picador que le coloquen al toro, es voluminoso y llenaba el cannon como modelo de Botero. Una voz le aconsejó: ¨ ¡Hay que cagar!¨

PITÓN IZQUIERDO 22 La corrida en La México se había hecho nocturna y además, se necesitó media hora para retirar a un toro inutilizado. Fue noche fría aquella la del Aniversario 69 y los toreros sentían el compromiso de aprovechar el escaparate; un torero anunció que regalaba un toro. Las rachas bajaban aún más percepción de los 8º C. Un aficionado debatiéndose en la hipotermia suplicó: ¨Tu, Payo, ¡regala una cobija!¨

PITÓN DERECHO 23 En Cinco Villas la joven maestra del grupo del Orfanatorio receptor de la taquilla, organizó el coro infantil para animar al joven novillero. Hizo que los niños repitieran una y otra vez el nombre del novillero, hasta que uno del mismo grupo le grito: ¨ Tía, ¡ya te enamoraste del torero!¨


PITÓN IZQUIERDO 24 En Cinco Villas lo taurino inicia a medio día y el patrón Luis Marco Sirvent empieza con exhibiciones de caballos finos, de cante, etc. Bajo un sol picante. En esa hora no existe la posibilidad astronómica para que se alivie a la gran mayoría de los asistentes con un sol en retirada. Se organiza un coro: ¨ ¡Señor Empresario: su plaza es muy bonita, pero mejor sería que le pusiera una sombrita o un domo para no quemarnos el lomo! ¨  A las semanas el Cortijo tuvo sombra para todos. 
 







PITÓN DERECHO 25 Plaza México El Zotoluco, con 20 años de alternativa terminó por generar el hastío de quienes antes lo aplaudían y para los que lustró la Fiesta Mexicana muchas tardes, incluyendo algunas en España, de todas maneras le gritan:  ¨¡Ya vete, Zotorruco!¨

PITÓN IZQUIERDO 26 También cuando se desempeña frente al toro le recomiendan: ¨Zotoluco, no te retires de los toros, acércateles¨, lo que no es del todo justo.

PITÓN DERECHO 27 Plaza Silverio Pérez de Texcoco, un aficionado repudia al picador que se ensaña: ¨ ¡No estás en tu casa, cabrón!¨

PITÓN IZQUIERDO 28 Plaza Vicente Segura, de Pachuca, Hidalgo. El aficionado reconoce el desempeño de Garibay: ¨ ¡Torero bueno Pero otra aficionada con diferente criterio y yéndose hacia otros atributos, grita a su vez: ¨ ¡Torero buenote!¨

PITÓN DERECHO 29 Plaza Vicente Segura, de Pachuca, Hidalgo. Joselito Adame pasea sonriente su trofeo una aficionada, tal vez la misma del anterior grito, casi suplica esperanzada: ¨ ¡Joselito, ya dame!¨

PITÓN IZQUIERDO 30 Plaza Vicente Segura, de Pachuca, Hidalgo. Un banderillero en apuros avienta y clava el par casi en zona de descabello. Un gritón dictamina: ¨ ¡Quedó muy trasero Otro que no captó la ironía lo corrige: ¨ ¡Sólo que el toro hubiera embestido de reversa, güey!¨

PITÓN DERECHO 31 En la corrida de Aniversario 73 de la México (2019), un hombre trajeado de negro y con varias micheladas eleva con voz alta y autoridad las razones por las cuales encontró justa la oreja y reconstruye con minucia los detalles a sus circundantes distraídos unos y otros indiferentes. ¨ ¿Se fijaron cómo mandó y la manera en que recogía al toro para el siguiente pase? Luego esos recortes, qué temple, cómo se ceñía señores, acepten…¨ Un aburrido aficionado no aguantó más: ¨ ¡Ya cállate, Vende Biblias!¨

PITÓN IZQUIERDO 32 Plaza Vicente Segura, de Pachuca, Hidalgo A un torero le devuelven el toro unicornio que según las malas lenguas generalmente bien informadas, ya se había estropeado justamente después del sorteo. La corrida se hizo larga y otro alternante ofreció reglar un toro. Un aficionado ocurrente gritó: ¨Y tú, regala de perdida un cuerno de tu colección¨

PITÓN DERECHO 33 Plaza Vicente Segura, de Pachuca, Hidalgo Después del escándalo que se hizo porque Joselito Adame no se percató que había lidiado un toro con cuerno roto zurcido con alambres (descubiertos en el examen post mortem), allá en Mérida, un aficionado le gritó cuando paseaba una oreja: ¨ Óle, Joselito Alambre¨


PITÓN IZQUIERDO 34 La plaza Nuevo Progreso de Guadalajara El  torero falla con el estoque y pierde un premio. Se ve frustrado cuando se refugia en el burladero. Un grito reconfortante llega: ¨No te apures, mañana te hacen otra entrevista ternurita en la tele ¨



PITÓN DERECHO 35 Plaza Playas de Tijuana En la reunión post corrida, un elevado crítico taurino que ha estado en muchas plazas y –dicen--nunca frente a sus taquillas, instruye doctamente a Manolo Martínez sobre la maniobra para matar eficientemente y así ya no perder tantos premios. Desde la altivez de su sabiduría deja caer los consejos como soltando granizo. Manolo parece escuchar el tamborileo luego a su vez deja caer una pregunta con su personal estilo desdeñoso, como su pase: ¨ Y tú, ¿cuántos toros has matado? ¨ 

PITÓN IZQUIERDO 36 Villa Charra, de Tijuana. El Pana aceptaba torear en lienzos charros habilitados como plazas. Después de la misa que se celebró en la arena, me acerqué. Un diálogo con palabras secas del Brujo de Apizaco. Luego vino la pregunta de la tarde: ¨Maestro, se dice que su bronca con Manolo hizo que a Usted lo taparan y le cerraran las plazas. ¿Lo volvería a hacer?¨-- por esas fechas Manolo tendría unos diez años de fallecido-- Parpadeó con lentitud, me miró sin verme, aventó la mirada hacia allá y cuando yo creí que no contestaría, entrecerrando los ojos dijo: ¨Sí. Creo que sí¨