Follow by Email

lunes, 25 de marzo de 2019

TILCUAUTLA, Tlaxiaca, Hidalgo.


PATIO DE CUADRILLAS  Dos grupos taurinos, de Yucatán uno y el otro de Hidalgo, ambos estados mexicanos, organizan un Festival de la Amistad. Viniendo de Mérida, capital de Yucatán hay que viajar dos horas y media entre las nubes y dos de camino terrestre pavimentado, más veinte minutos interminables sobre una ruta de piedras lavadas por las avenidas de las lluvias y raspadas por los automóviles que se atreven. Se llega así al Cortijo Puerta Grande, Pensador Mexicano 12, Barrio de la Mora II, C.P. 42160. San Juan Tilcuautla, Municipio de San Agustín Tlaxiaca, Estado de Hidalgo. México; continente americano; Planeta Tierra. Galaxia Andrómeda. En rigor es la Vía Láctea, pero se oye mejor aquella. Órale.
a
CIELO ANDALUZ El encuentro se anuncia como un Mano a Mano entre la Escuela Taurina de Yucatán CTM y la hidalguense ¨Jorge Gutiérrez A.¨ con sede en Pachuca, Capital del Estado. Aquella escuela será representada por Gilda González ¨La Paloma¨ y Mariangel Segovia ¨La Princesa Maya¨ y ésta por los hidalguenses Carlos Hernández y Ximena Linares. Además participará Alejandro Moreno ¨Castelita¨ niño de notables facultades taurinas, también de Hidalgo.

PITÓN DERECHO El cortijo resulta una bendición para los que (como el que escribe), hacen el viaje desde Pachuca, en transporte público. La parte pedregosa la sobreviví en auto de una lugareña que me llevó en un viaje que además de los tumbos, me sacudió con anécdotas sabrosas las que casi me hicieron olvidar agradecer. (La ingratitud es el peor de los pecados; todos los demás ahí se engendran). La placita está bien hecha,  cómoda, con sombra en todas las localidades. Limpia. Sillas acolchonadas (¡!) unos 25 metros de diámetro. El matador Luis Gallardo y el patrón Pablo García fueron quienes han organizado el mano a mano de estas escuelas taurinas en Tilcuautla.


PITÓN IZQUIERDO Pablo García atiende cuanto detalle descubre en su constante supervisión. El termómetro marca a las 14 horas 26 celcius  y la cerveza un poco menos y aún así, es preferible a la deshidratación. Los tacos de barbacoa con salsa verde, insuperables (Estamos en Hidalgo, caray). Al rato la cerveza emerge de los témpanos a la temperatura que nos hace agradecer al hielo (con H, no con C), su intervención. El que escribe esta dispuesto a seguir combatiendo el calor y desapareciendo los tacos, mientras salen los becerros, pero  fue nombrado sorpresivamente Asesor del  Juez. Mhhh, ¡Que Dios reparta suerte!

PITÓN DERECHO Gilda González, ¨La Paloma¨ tiene la virtud de la ligazón, corrige pronto los terrenos y juega con la velocidad del becerro. ¨La Princesa  Maya¨,  Mariangel Segovia,  se planta y pasa la becerra por aquí y luego la lleva hasta allá. Se mueve más el planeta ya mencionado. Bendito el reposo de la Princesa. Luego la notable Ximena Linares, con la solvencia que le da su talento y las corridas que lleva. Ha asimilado las oportunidades y muchos son los avances estéticos que ha logrado; es un deleite verla. Carlos Hernández no comete errores y se desempeña con naturalidad. El Castelita da la impresión que pesa la mitad que el becerro y lo torea como
jugando, sin agobio ni problemas.
PITÓN IZQUIERDO El próximo marzo será el turno de Yucatán de ser la sede del encuentro. Habrá que ir. La oportunidad de ver otra vez a esos niños  toreros y además conocer los detalles de ver chonear, es una tentación irresistible. Según me explica Alejandro Segovia, padre de ¨La Princesa¨ chonear es torear (en lo que se puede), vacas enormes algunas con más de cincuenta corridas que resultan ser una tentación insoportable para los choneros  lugareños que se atreven a enfrentar tamañas amenazas.


PITÓN DERECHO Tener la temeridad de ondear el engaño y soportar de la manera que Dios les da a entender la embestida casi siempre certera, es una fiesta que uno que es aficionado fifí no se puede perder. Es una proeza folclórica emanada de la fascinación humana que genera el ganado bravo; fascinación misteriosa que no tiene explicación disneylandesa, porque no son animales de peluche. Luego las vacas son llevadas a otros parajes donde los choneros locales ya tienen los capotes y muletas preparadas y están ansiosos de atragantarse con el miedo.
RECORTE FINAL La culinaria yucateca, los cenotes sagrados, la indumentaria, la raíz histórica yucateca de la plaza La Petatera, de Villa de Álvarez, Colima; la trova y la música peninsular y además el ritual taurino, bien valen la pena.

No hay comentarios: