Follow by Email

lunes, 23 de julio de 2018

AL RESCATE DE TOM LEA


BULLFIGTHERS COURT Bastan dos películas para saber mantener a los ausentes como cosas nuestras. SALVANDO AL SOLDADO RYAN nos instruye si el faltante está vivo y COCO, cuando el ausente ha muerto. Si está vivo el desaparecido debemos encontrarlo, si ha fallecido, recordarlo. El caso de Tom Lea tiene ambas condiciones. Cierto que ha muerto y para recordarlo están sus novelas, dibujos. reportajes y pinturas atesoradas en la Fundación. Pero está perdido para la tauromaquia,  
THE YELLOW ROSE OF TEXAS Nosotros los miembros del Regimiento de Taurófilos, tenemos otra misión. Es el rescate de uno de los nuestros. Lo requerimos como interlocutor de una  cultura ajena a la tauromaquia, pero que en él,  tiene a un entendido de la Fiesta.

PITÓN DERECHO Me tocó ser el único miembro de la avanzada. Me encuentro finalmente en La Fundación Tom Lea y estoy a punto de iniciar el parlamento para su Rescate en una lengua que no es la mía. y que en ese momento, me pareció que hacía trivia la negociación, Empiezo:

PITÓN DERECHO, OTRA VEZ  Buenos días. Encontré hace tres años The Brave Bulls de Tom Lea que había sido editado en 1950. Al terminar de leerlo y una vez consultado el Internet, confirmé lo que durante la lectura tuve como sospecha. La novela fue ambientada en la región norte de Chihuahua más que alrededor de Monterrey que tiene más menciones en la narración. Como fue escrita en las inmediaciones de Juárez lugar de mi infancia y adolescencia, anhelaba encontrar evidencias que Tom Lea y yo en alguna tarde de toros hubiéramos compartido el tendido en la Alberto Balderas.      

RECORTE En este momento del principio del rescate tuve la certeza decepcionante que estaba recibiendo la atención que se le da a los guías de turistas cuando las fechas y datos gloriosos de la Patria no conmueven a ningún miembro del grupo multicolor que lo rodea.

PITÓN DERECHO La realidad había sido más suave, Sin interrumpir el rollo de mi presentación Sarah y Paola me habían llevado del escritorio de recepción a la mesa de apreciación de documentos. Tenía una decena de ellos, todos de Tom Lea o sobre él. Sarah y Paola habían pasado, por su parte, de la atención profesional de La Fundación al interés eufórico que yo aportaba al rescate inminente. Los documentos, las fotografías, los dibujos originales, las ediciones de libros frágiles y cartas, todo lo disfrutaba tanto por su contenido como por la pulcritud con que mis anfitrionas trataban los tesoros.Ya se había incorporado otro miembro de la Fundación, Alberto.

PITÓN IZQUIERDO También llama la atención la agudeza mental de Tom Lea. Por medio de unos de sus personajes dijo algo que hace 65 años resultó novedoso: los toreros son actores que repiten  sus papeles: la diferencia es cuando la muerte está incluída en el libreto. En  la corrida  los caballos, el toro, el torero pueden morir esa misma tarde y no se inclinarán para recibir los aplausos, como sucede en el Teatro, en la Ópera. En el Cine un actor puede tener una muerte por cada película en que aparezca. El torero que muere en la arena, sólo lo hace una vez.

RECORTE Bueno, esas no son las palabras exactas de Vilar y Santana  los personajes, pero si llevan el mensaje. Además, afirman que el Toreo es Arte.  

PITÓN DERECHO Luego tuve a la vista un libro con una fotografía que congeló para siempre a Tom Lea que observaba a la cámara desde su asiento de primera fila, una tarde de toros. ¿Qué hubiera dado yo por reconocerme entre los rostros de la muchedumbre circundante? Busqué dos que pudieran ser mis padres al lado de un adolescente que tendría que ser yo. Revisé también a algún muchacho solitario mirando al camarógrafo. Nada. Ni siquiera forzando las rasgos de un rostro borroso entre la multitud anónima me encontré. No, no. No había asistido  a ese festival taurino o tal vez estuve en el tendido de enfrente…

PITÓN IZQUIERDO Me trajeron un libro más (que leí al día siguiente), sobre otro pintor regional (que luego tuvo la ciudadanía USA), José Cisneros llegó con su familia desde Durango huyendo de los estragos de la revolución mexicana. Con ojos y manos de niño observó y dibujó con inocencia lo que luego Tom Lea apreció mucho. Este Cisne, al igual que yo lo hice asistió a la Lydia Patterson aunque unos 25 años antes Su admiración por Tom Lea y su cariño por la Lydia
 y la devoción por el dibujo y la pintura, nos hermanó desde ese instante. Cisneros tuvo el reconocimiento oficial del gobierno de los Estados Unidos de América y del Rey de Esspaña por sus aportes a la historia regional que hizo con pinturas y dibujos; algunos de los cuales aparecen en el libro que mis amables anfitriones me obsequiaron.

PITÓN DERECHO Las horas parecían el agua del Rio Bravo (ellos le dicen Grande), por lo tranquilas y silenciosas. Yo me dejaba llevar en un estado de gracia literaria. Estar entre libros de un autor ya rescatado para la literatura taurina. Ser atendido por los curadores respetuosos de su acervo artístico. Pasar el tiempo en la región de mi infancia y adolescencia,

RECORTE Sin yo saberlo todavía estaba por presentarse la joya de la mañana o, para decirlo en términos taurinos, faltaba el Quinto de Tarde y que resultó ser el programa oficial de la famosa corrida con toros de Las Astas a los que se enfrentó Luis Bello.