Follow by Email

viernes, 20 de mayo de 2011

ALGO HA DE HACER MAL…

PITÓN DERECHO En el anchuroso mundo de las antipatías que florecen en las viñas humanas, hay enemistades que se basan en supuestas ventajas intelectuales, físicas, éticas, morales, artísticas que un grupo tiene sobre otro. En México existen pares de regiones y ciudades que ocupan sitios encontrados. Una se encuentra en el extremo virtuoso mientras que la otra (ciudad o región), está en el antro de la ignominia. Por supuesto que son invenciones folclóricas que se prestan a un sinnúmero de chistes, bromas y, cuando los toman a pecho, mal entendidos y quienes se parapetan en ellas actúan como si fuera verdad y no una chacota cultivada por generaciones de lugareños.

PITÓN IZQUIERDO Hemos leído que los sevillanos explican el éxito obtenido por un torero en Las Ventas diciendo: “Algo ha de hacer mal, ha gustado en Madrí “. No conozco la riposta colectiva que los del oso y del madroño tengan sobre los de la Maestranza, pero puede estar vinculada a la frialdad con que los de Las Ventas recibieron las primeras corridas de San Isidro, este mayo del 2011. No había nada que los conmoviera. Ocupaban sus lugares como si estuvieran mal humorados por la algarabía que había generado El Juli, Manzanares, Fernández, los de Cuvillo, en la reciente feria sevillana.

PITÓN DERECHO Pero al poco tiempo los de Las Ventas empezaron a meterse como si fuera agua fría, al encanto de los pases y reventaron, por fin, los olés retenidos. En esta columna percibimos hasta cierto desborde en su vehemencia. Para los que estamos alejados geográficamente de ambas plazas, distancia que tal vez nos concede una pizca de objetividad, no pasó desapercibido el silencio con que los sevillanos transforman la Maestranza en una nave catedralicia. En cambio en Las Ventas se escucha el murmullo de zoco en todo momento de la corrida.

PITÓN IZQUIERDO ¿Será que en aquella plaza los aficionados no imparten cátedra y cavilan silenciosamente, mientras que en ésta están interesados en orear generosamente sus conocimientos?

PITÓN DERECHO Por lo visto, la fiesta no solamente puede enfrentar a los seguidores de las figuras, sino también a las peñas, regiones, naciones que están obligadas a compactarse y defender su idea de lo que es una figura o una corrida bien llevada a la práctica.

PITÓN IZQUIERDO La adusta y exigente afición de Las Ventas aplaudió a Saldívar en sus dos toros, pero quedó por debajo de la reacción correspondiente que tuvimos como paisanos. Aunque hay que decir de esas dos salidas al tercio nos parecieron orejas. El resto de la tercia de la corrida donde confirmó, fue un par de reconocidos artistas “de pellizco”: Morante y Talavante. Para mayor desencanto los toros de Cuvillo, a pesar de ser la ganadería que se lució con Arrojado, no dieron buen juego.

PITÓN DERECHO Disfrutamos del estilo que tienen los aficionados de San Isidro para apreciar lo que ocurre sobre la arena. Nosotros cuando un diestro da una de cal y otra de arena en el mismo toro, entresacamos los buenos pases como gambusinos las pepitas y los aplaudimos mientras que dejamos pasar los malos. En Las Ventas el diestro puede dar una regular tanda sin que emerjan olés en los tendidos y cuando remata la tanda, pese a que cuando estuvo hilvanando los pases no lo hizo con coro aprobatorio, le tributan una ovación: es decir, le aplauden una tanda en donde no le festejaron un pase de la misma.

PITÓN IZQUIERDO Se trata de la apreciación global del conjunto versus la apreciación aislada de sus componentes. En el paseíllo final los alternantes de Saldívar recibieron más silbidos y abucheos que cuando estuvieron toreando y lo mismo, pero en sentido aprobatorio, le hicieron al confirmante: le aplaudieron más en esa salida que cuando estuvo frente al toro.

PITÓN IZQUIERDO, OTRA VEZ Es un tópico preguntarle a un torero cuáles son sus modelos o quienes de las figuras, influyeron en su concepto de la fiesta. Ellos contestan que ése y aquel, de esta época o de aquella. La secuencia obligada en el cuestionario sería (pero es imposible), preguntarle a la afición sevillana ¿Cuál es la afición que tienen como modelo, o bien, cuál es la afición que más ha influido en su particular comportamiento durante su feria?

PITÓN DERECHO Como no se puede contestar más que diciendo que ninguna afición modela a otra, entonces lógicamente debemos concluir que las aficiones son autógenas en un grado mayor que los figuras. Eso también puede percibirse en la forma en las figuras complacen a las aficiones de distintas plazas. ¿Torea igual la figura en México que en España? Por su puesto que el toro influye, pero en esta argumentación no tanto. Por lo que podemos replantear la pregunta, ¿La figura torea igual en la México que en el coso de Pueblo Bicicletero? ¿En Sevilla que en Villa Melón? Creemos que aún con el mismo toro, la afición particular recibe distinto tratamiento por parte del torero.

No hay comentarios: