Follow by Email

miércoles, 20 de febrero de 2013

¨COMO DIOS MANDA¨

PITÓN DERECHO En la anterior entrega comentamos que percibíamos un cambio histórico en la apreciación que hace la afición de los dos componentes del tercer tercio. ¿La Muleta o la Espada? Para la mayoría, todavía, es más importante la espada que la muleta. O sea, una faena ¨mediana¨ coronada por una buena estocada, puede generar un premio. En cambio, una buena faena con mal acero, ¨se echa a perder¨ Esto es, con mayor frecuencia se pone la toledana sobre la sarga.

PITÓN DERECHO, OTRA VEZ Pero esa tendencia parece ir cambiando, si bien lentamente, conforme los diestros despliegan más elementos estéticos antes de entrar a matar. Torear es cada vez menos una retahíla de pases templados aislados y cada vez más la suave ligazón de ellos, en tandas tan largas, como permita el toro.

PITÓN IZQUIERDO Por eso es que hay casos en que una faena tiene tales méritos, según los aficionados, que aún con espadazos fallidos o mal puestos, el diestro merece apéndices. Esta reflexión la hicimos por lo acontecido el 5 de febrero, cuando El Payo hizo una estrujante lidia a Ordaz y que en nuestra opinión y de algunos pocos, aún con tres pinchazos, merecía la oreja. Sin embargo el juicio mayoritario de la afición dictaminó que todo quedara en aplausos.

PITÓN DERECHO No pasó mucho tiempo para encontrar una lidia que pusiera en evidencia el otro extremo del arco pendular: cinco días después Talavante hizo a Rebocero una hermosa faena; un toro noble al que toreó con lentitud y temple, ligando pases previsibles e improvisando otros, puso de cabeza a la plaza. A tirarse a matar Talavante encarnó ¾ de acero, muy trasero. Los aficionados agitaron los pañuelos. El Juez le dio el rabo; Talavante lo declinó y la afición quedó satisfecha con dos orejas.

PITÓN DERECHO, OTRA VEZ Talavante rechazó el rabo. Este gesto ético (aconsejado, según lo que pudo deducir de la entrevista previa en el burladero), fue otro ejemplo de su sorprendente talento de improvisación. Pero también prueba su creencia que una faena meritoria se echa a perder con una mala colocación de la espada; de otra manera no hubiera rechazado el premio y eso que había arribado según sus propias palabras, ¨al límite al que nunca había llegado¨. Aún más, expresó su deseo de cortar otro rabo, ¨como Dios manda¨, es decir matando bien.
PITÓN IZQUIERDO ¡Óle, Talavante!: Ética mata obsequiosidad.

PITÓN IZQUIERDO Sólo que hay un pero histórico. La reacción de la afición a lo hecho por El Payo y Talavante son indicios del oscilante gusto por la espada sobre la muleta, o la muleta sobre la espada. Por supuesto que no insinuamos que ambas faenas fueran del mismo signo y calidad; los toros eran diferentes, lo mismo los toreros. Lo que afirmamos es que estando ambas faenas por arriba del promedio, la falla con el estoque que en las dos se dio, fue considerada de diferente manera.

PITÓN DERECHO En el primer caso, el estupendo desempeño de El Payo no fue reconocido, a pesar de su magnífica muleta. En cambio a Talavante lo premiaron, a pesar de su espadazo infame. No es otra cosa que el signo de los tiempos contradictorios y ecológicos, que no ha acabado por asentarse en la mayoría de los aficionados; parece ser que los aficionados estrenan un estado de ánimo en cada corrida.

PITÓN IZQUIERDO En el futuro inmediato de la fiesta, ¿qué es lo que se privilegiará? Muleta o Espada; ¿La Estética sobre el Sacrificio? ¿El Sacrificio como valor superior en el Arte Taurómaco?

PITÓN DERECHO Mientras tanto con la consistencia de Talavante y su insólito talento para improvisar, el Monte Taurus no puede esperar tanto tiempo desolado; El Juli es requerido. Aunque, por otro lado, tal vez Alejandro, que se encuentra en la bifurcación, tome el rumbo hacia la Montaña Mágica; nosotros no vislumbramos el sendero que escogerá, pero por cualquiera que se vaya, será un torero importante.

RECORTE FINAL Los carpetovetónicos están tremolando los panderos y tiritando las castañuelas: dos españoles en hombros como colofón de la temporada mexicana. Los poncianistas deben guardar los atabales y chirimías esperando mejores tardes; ya llegará el turno a Juan Pablo, Saldívar, Silveti, Flores, El Payo, Rivera.



No hay comentarios: