Follow by Email

martes, 11 de agosto de 2009

MELINA PARRA


PITÓN DERECHO Mi amigo el Bichi Americano, me dijo que si él pudiera cambiar algo de la fiesta sería el color de las medias. Le parece que las medias rojas de los toreros son ridículas. Con criterio de calidez o frialdad de los colores, es decir de armonía de colores, tiene razón, son incompatibles. El terno puede ser azul cobalto, marino, cerúleo o pavo, todos ellos colores culturalmente asimilables al oro o plata, pero irreconciliables con el rojo.
PITÓN DERECHO, OTRA VEZ Claro, se trata de la tradición que impone los colores. La hermosura femenina, que no pasa de moda, soporta cualquier amalgama cromática. Pero la tradición taurina nos muestra una paleta con ordenamientos que, por ser los acostumbrados, son gratos a la vista. Aún así, tenemos que los novilleros no acostumbran ternos con bordados en oro, ni los becerristas. Pero llegó Michelito y se presentó con un terno con discretos bordados en oro y pasamanería en negro, sobre seda blanca. También Melinda lució medias blancas, igual que su terno.
PITÓN IZQUIERDO Otra tradición que sonó bofa el sábado de la vinotauromaquia, fue la puntualidad. Todavía podemos decir que entre los pocos casos de puntualidad mexicana están (Además de los cobradores quincenales), las corridas de toros. Este sábado, empezó el evento una hora después de lo anunciado y el público ni se dio por ofendido. El vino es buen apaciguador de ánimos exaltados por la demora. ¿Y los ausentes bigotes de los toreros? Esa tradición lampiña se mantiene. Son más de 100 años desde que los últimos, mexicanos por cierto, desaparecieron. Ponciano Díaz entre ellos.
PITÓN DERECHO Primero tuvimos la oportunidad de apreciar la belleza de la cuadra del Rancho San Carlos. Unos cuacos, me parece que Fratzia, parecidos a los percherones, pero sin su corpulencia bailaron, se hincaron, corvetearon, hicieron cabriolas y parados sobre las piernas, posaron como monumentos ecuestres. Rigo Navarro, El Heredero cantante de ranchero sobre uno ellos, deleitó a la concurrencia que, además, coreó algunas estrofas. También se presentó una bailarina flamenca sobre la arena y taconeó junto a un caballo grácil que levantó un poco más de polvo que ella. La tarde transcurría y ya el ánimo necesitaba de la agitación taurómaca.
PITÓN IZQUIERDO Ya en la lidia Gastón Santos, montado en caballos hermosos y educados, hizo lo suficiente para cortar dos orejas. Algunos de sus lances más lucidos reunieron, al momento de su ejecución, la cornamenta con al estribo. No recuerdo haber leído los nombres de sus monturas al momento de presentar los de los toros lidiados, como es la costumbre.
PITÓN IZQUIERDO La vitivinícola Santo Tomás además de la Embotelladora Vieja tiene el orgullo de sus vinos con nombres de vientos: Siroco, Alisios, Mistral, Xaloc, Galerna, Cierzo. Dos toros recibieron sus nombre de esa línea: Siroco y Cierzo. Y de otro vino, vino el nombre de Tempranillo, el primero de Gastón. Siroco, para Michelito y Cierzo para Melina quien tiene un corte asilverado, sobre todo con la derecha. Me gustó y volvería a verla con interés. No pudo matar y cayó dos veces. No sabe cortarse del viaje, sino que quiere ganarle a toro retirándose hacia atrás, sin sesgarse. Tuvo fallas con el estoque. El primer intento le salió a un tiempo. Cuando inició el volapié, el toro embistió. Ella llevaba la espada horizontal y falló.
PITÓN IQUIERDO, OTRA VEZ. Michelito no tuvo mejor suerte con la espada. Toreó con aseo y serenidad. Se fracturó un dedo a la hora de matar ¿Su primer percance? Las corridas incruentas tal vez harán que sobresalgan muchos toreros y toreras porque como no se mata al toro, entonces todos aquellos que no toman en llamado tranquillo, estarán a salvo de frustrar faenas de triunfo.
DESPLANTE Mi amigo americano Cristóbal, El Bichi, me habló para contarme que los pasados sábado 8 y domingo 9 tuvieron dos corridas exangües ¡En Toronto, Canadá! Toreó él y un Fernando Martí. Con toros de un ganadero portugués avecindado en Vancouver. “Those toros were mean” ¿Habráse visto algo similar? http://www.thestar.com/news/ontario/article/671989 Y nosotros en Calafia ayunos de emociones taurómacas. También me dijo que los toros en las Vegas serán de 5 años y algo más. ¿Hay alguno que no sienta ñáñaras por ir a Las Vegas a ver a toros, sin ser picados ni banderilleados? Órale.

No hay comentarios: