Follow by Email

jueves, 12 de agosto de 2010

CATALUÑA ANTITAURINA

PITÓN DERECHO La prohibición de las corridas de toros redactada y pregonada con alborozo el miércoles 28 de julio del 2010 y con vigencia a partir del 2011 en Cataluña, es una decisión determinada en el parlamento catalán, no en La Generalitat de Catalunya, de la cual es componente, junto al presidente de la Generalitat y el Consell Executiu.

PITÓN IZQUIERDO Nosotros postulamos que el factor determinante para la prohibición la fiesta nacional española fue el NACIONALISMO CATALAN cultivado, justificada o injustificadamente, en el caldo de los rencores centenarios. El tono de la reacción pública que se dio, oculta el verdadero resorte nacionalista porque planetariamente se subrayó la protección a los animales, sin desenvolver del paquete al nacionalismo catalán que fue el verdadero triunfador del forcejeo parlamentario. Los grupos ambientalistas aprovecharon el viaje para lucirse mundialmente.

PITÓN DERECHO Quienes decidieron el acuerdo prohibitivo vigorizaron su dictamen por supuesto, con otros factores sociales que resultan secundarios, pero que convergen en tal decisión conmovedora. Llamo factores secundarios a varios: 1º El repudio al derrame de la sangre por la divisa, la pica, banderillas, rejones, o estoques, dentro de la liturgia centenaria, 2º El confundir una forma artística sui generis, que es el arte taurino con un ejercicio de gladiador, con un deporte, en los cuales siempre queda un vencido, un humillado. 3º El derrame de la bondad verde ecologista que se extiende caprichosamente por algunos tópicos de la vida planetaria.

PITÓN IZQUIERDO Digo caprichosamente, porque si se trata de la protección de los hermanos animales ya estaría vigente su ternura ofrecida a los millones de guajolotes (Los globalizados les dicen pavos) que se sacrifican anualmente, en un solo día, como agradecimiento por los favores recibidos. O bien, ponderarían el sacrificio que se somete a los vacunos para que con cada una de las zaleas resultantes, se alcancen a forrar 27 pelotas para el juego de béisbol, de las que se desechan decenas cada nueve entradas. O bien deplorarían los hígados suculentos de distintas especies de cuadrúpedos, con los que se embijan las galletas como complemento recomendable de muchas bebidas.

PITÓN DERECHO A los analistas les pareció una especie de prohibición legitimada el hecho que la siguiente corrida convocada en Barcelona, una vez publicado el interdicto, haya tenido una asistencia escasa que, por las fotos ofrecidas, no llegaría a mil asistentes. Esta magra taquilla fue contabilizada por algunos comentaristas como un aval dado por los faltantes, a la prohibición votada. Peor aun, como una capitulación incondicional ante las huestes anti taurinas.

PITÓN IZQUIERDO Pues, no. ¿Querría decir que los aficionados dejaron de asistir porque supieron que serían prohibidas HASTA EL AÑO ENTRANTE? Es decir, ¿Estaban esperando la prohibición, efectiva el año próximo, para dejar de ir este domingo? Aquí es donde encajo la respuesta del nacionalismo catalán.

PITÓN DERECHO Dejaron de ir porque en la prohibición solamente flotó en la superficie como defensa a los animales, pero en el fondo del alegato se retorcía el encono contra algo que es esencialmente español. Por lo tanto, los asistentes catalanes a cualquier corrida que se dé de aquí al próximo año, serán pocos, porque ir a la corrida, tal como está planteada la tentación, sería restañar lo español y carcomer la identidad catalana. Dejar de ir a la corrida no es, pues, un acto de conmiseración a la criatura vacuna sino un contrafuerte, tal vez puesto a regañadientes, a la identidad de Catalunya

PITÓN IZQUIERDO La pregunta es, ¿Cuál será la reacción frente a la presión pública catalana, española y mundial de La Generalitat de Catalunya, cuando tenga que pronunciarse con respecto a lo definitivo del dictamen? Los catalanes resintieron que en el estatuto propuesto recientemente, no haya sobrevivido la palabra NACIÓN, para referirse a Cataluña. Otro motivo de resentimiento.

SALIÉNDOSE DE LA SUERTE Algo similar ocurrió en nuestra república con el Ejército Zapatista de Liberación Nacional, que tuvo un rechazo oficial porque en México solamente hay un ejército, el constitucional, y por lo tanto, el llamado zapatista no sería ejército. Por eso siempre se refieren al E Z L N. En el territorio ibérico no puede extenderse otra nación que la española, ni catalana, valenciana, o vasca. Andorra por supuesto, sería otro asunto.

No hay comentarios: