Follow by Email

miércoles, 4 de agosto de 2010

CONVERSACIÓN CON EL JULI


PITÓN DERECHO Los banquetes nos ponen la mesa para celebrar los grandes eventos con que la vida nos apapacha. Desde los Diálogos de Platón, hasta las bodas de Canaán, apenas habrá un episodio humano que no merezca los manteles planchados, con cuchillería de lujo, o los modestos tablones para comer a mano limpia, al aire libre, las viandas, apenas para sobrevivir las vacaciones, o bien degustando un menú gourmet suculento, lleno de opciones en un aposento cómodo ajeno al ajetreo exterior.
PITÓN DERECHO, OTRA VEZ El acontecimiento se colma si se da una conversación de aguas mansas sobre amigos idos, de bodas próximas, de heridas restañadas, de la afición sin límite de los artistas, de la colocación de palabras para que digan de otra manera lo que se ha dicho tantas veces. De hurgar en la memoria gustativa para recordar el sabor de un vino. De hablar de toros y toreros
PITÓN IZQUIERDO La ocasión del banquete que voy a rememorar fue dio después de una misa en San Ginés, bajo cuyas naves estuvieron las cenizas de mi amigo, mismas que después se esparcieron en la finca de Julián López. Todo lo acontecido fue en el Madrid, al que siempre se regresa, aún sea la primera vez que uno lo pise. Fue el banquete en recuerdo del amigo Ricardo que ya está allá y que siempre estará aquí.
PITÓN DERECHO Tras os Montes es el nombre del restaurante portugués, en Madrid. Se asignó un comedor para una veintena de comensales. Los platillos merecían una página a colores. En cada copa de vino bullían el sol y sabores de Portugal. Por si fuera poco entre los convidados estuvo El Juli, amigo de Ricardo quien me presentó con el matador, aquí en Calafia, en ocasión de la segunda de las dos tardes que ha estado entre nosotros. Ahora compartimos la mesa. -- Matador, sus amigos, la gente cercana a Usted, ¿Le dicen cómo debe torear?
PITÓN IZQUIERDO La pregunta debió parecerle insólita, con toda razón y yo no la hubiera soltado sino fuera porque recordé un episodio, del que no fui testigo, donde mi amigo Óscar Esquer le había dicho a Paco Camino cómo se daban los naturales.
PITÓN IZQUIERDO El Juli frunció la frente y me dijo que no. Yo mantuve en mis adentros el regocijo sin entrar a los detalles de tan peregrina curiosidad. Otro comensal le preguntó si se había recuperado del percance de la semana anterior. Dijo que sí.
PITÓN DERECHO Le hice otra pregunta menos delatora de mi salud mental. Contestó que sí, que sí recordaba a otros toros pasados, cuando estaba toreando. Que comparaba la lidia dada al otro, mientras atendía la condición del presente. Al hablar del toro mexicano reconoció su temple y muchos pases y apareció en la conversación Pepe Chafik y la ganadería San Martín que había puesto en España. El matador dijo que el ganadero mexicano ya se había desecho de ella.
DESPLANTE A Pareció extraño debido a que de tarde en tarde se sabía que la ganadería tenía éxitos, tanto en la península como en plazas francesas. ¿Será que quieren evitar que cambie el gusto de la afición española por otro tipo de toro?
PITÓN IZQUIERDO El matador mostró interés por las corridas verdes de Las Vegas. Consideró que ese rondín que hacen a caballo las modelos barbies, con las banderas correspondientes a las naciones de los matadores alternantes, era poco serio. Yo recordé, aunque no se lo dije, cómo los dos alguaciles de Pamplona circulan por el ruedo, trazando círculos contrarios que cuando se cruzan el público estalla en regocijo esperando, tal vez, el encontronazo.
PITÓN DERECHO Entre las damas comensales, alguna le preguntó a la señora Rosario si iba a todas las corridas de su esposo. Dijo que no a todas. Ni a La Maestranza ni a Las Ventas, así como otras similares. Si los toreros están hechos de una materia distinta al resto de los mortales, también sus esposas deben corresponder a una especie de heroínas singulares.
PITÓN IZQUIERDO Seguían las viandas y los vinos. La conversación se fragmentó. Se percibió que El Juli no es protagonista, fuera de la plaza. Sencillo y conciso en sus intervenciones. Cuando se tocó el tema de los anti taurinos de Cataluña, todos atendimos la opinión del diestro. Dijo que era cuestión de gustos.
DESPLANTE Por mi cuenta pienso dedicar dos columnas a ese tema.

No hay comentarios: