Follow by Email

jueves, 23 de febrero de 2012

REGRESAN LOS TOROS A CALAFIA

PITÓN DERECHO Pío V dictó una bula “De Salute Gregis”, el 1º de noviembre de 1567. En ese documento prohibió el espectáculo de toros.  No tuvo efectos definitivos porque la prohibición fue contra la naturaleza humana que nos empuja a practicar actividades en que la adrenalina fluye porque la propia vida del oficiante está en juego. También, en sus momentos de poder público, Benito Juárez y Venustiano Carranza  prohibieron los toros en México.

PITÓN IZQUIERDO Como es sabido, sólo en Oaxaca, de todo el territorio nacional mexicano,  no existe una plaza de toros, sin embargo si se celebran espectáculos taurinos.

PITÓN DERECHO ¿Por qué han permanecen las corridas, pese a las prohibiciones? ¿Cuál es la peculiaridad del ente nacional que acoge la afición? ¿Por qué no hay corridas actualmente donde antes se celebraron, digamos Cuba, Chile, Argentina, Uruguay, Paraguay?

PITÓN IZQUIERDO Proezas como las corridas de toros, están muy vinculadas con la naturaleza humana, esa que también nos obliga a participar en guerras contra los que no piensan como nosotros. O que nos hacen detestar a quienes no creen en lo que nosotros ponemos nuestra devoción. Esa inclinación que portamos los humanos para acercarnos y atisbar muy de cerca el fin que de todos modos vamos a tener y que nos causa un placer indescriptible, es la misma que nos mantiene en la afición a las corridas de toros.

PITÓN DERECHO Cuando Milton Castellanos construyó Calafia, dio fin a un cuarto de siglo sin coso apto para las corridas. El próximo domingo 26 nos recuperaremos de, apenas, una sequía de tres años. El Zotoluco, José Mauricio y Duffau .Toros de Pozohondo, antes Malpaso, de Zacatecas. La voluntad del Presidente Municipal Francisco Pérez Tejada Padilla, fue determinante para la reconstrucción de la plaza y el reinicio de sus actividades taurinas. 

PITÓN IZQUIERDO Y será significativamente una corrida con el número uno de la torería mexicana, otro torero que asciende y uno más, que se presenta en Calafia. Pues bien, la fiesta taurina volverá a Calafia. Volverá a Mexicali. Volverá a la frontera mexicana que roza la sajona. Volverá La Fiesta a integrarse a la identidad fronteriza mexicana. Volverá a diferenciarnos contundentemente con los anglos.

PITÓN DERECHO Si uno anota las placas de los automóviles estacionados alrededor de Calafia, en cualquier tarde de toros, notará las que tienen registros extranjeros; automóviles que corresponderían, obviamente a ciudadanos norteamericanos aficionados a los toros. Es decir, también tienen el gusto por la fiesta y son, para celebrarlo de alguna manera, fraternales en nuestro gusto por la tauromaquia, que viven allende las fronteras. En territorio nacional habitan, por supuesto, aficionados taurinos y también, de todo hay en la Viña del Señor, anti taurinos.

PITÓN IZQUIERDO Así que estamos en la frontera, con interpenetraciones culturales que nos hacen reconocer distintas visiones del mundo. Los anti taurinos son portadores de valores verdes que no alcanzan a arraigar de este lado.  Ya en una ocasión El Juli llenó Calafia en una tarde de Super Bowl,  que es la máxima atracción de oropel de los sajones. El Juli, con su arte y fama iluminó la tarde de Super Bowl, cuyo resultado futbolístico pocos recuerdan.

PITÓN DERECHO Los que solamente ven la muerte del toro, sin percibir el rito que consiste en atender un ritmo andante con que el torero acompaña los últimos 20 minutos de la bestia, se pierden de una belleza estrujante y de un embeleso estético incomparable. ¿Pero qué se puede hacer?




PITÓN IZQUIERDO Solamente imaginar escenarios: si a los anti taurios se les enfrentara con un toro, sin espada, banderillas, ni picadores. ¿Qué pasaría? Una vez vivido ese pavor que les estrujaría el ánimo, esa experiencia tambaleante ¿Sería suficiente para que todos los domingos se aproximaran a los corrales, tan sólo para casi escuchar la adrenalina bombeando los oídos, desbordándose, viendo los toros de cerca? Órale.