Follow by Email

viernes, 2 de noviembre de 2012

PONCIANISTAS Y PONCISTAS



PITÓN DERECHO La tarde hermosa, el lleno casi. ¡Qué vuelta la ruedo de las cenizas apagadas de Mariano, que nos dejó esa faena a Timbalero, que todavía arde! ¡Torero! Mariano Ramos, con su empaque taciturno, modesto curiosamente nos dejó un recuerdo soberbio, altivo. ¡Torero! Que el portador de las cenizas haya sido Cilis, el novillero de gratos recuerdos en la reciente feria de Pachuca, debe ser de buenos augurios. 

PITÓN IZQUIERDO Ocupémonos de los vivos. Si el lleno fue casi, también toros y toreros fueron casi; las espadas mal afiladas. La nombradía de Xajay promete (¨El prometer no empobrece¨), bravura, nobleza, trapío, casta, (Aunque no en ese orden), Ponce, Spínola y Silveti atraen con la esperanza que puedan hacer lo que saben hacer, que no es poco. Estamos pues, ante la posibilidad de una tarde memorable por las excelsitudes de los diestros, ya acreditadas y las acometidas bravas de la ganadería que pasta en La Laja, Querétaro.

PITÓN DERECHO El primero es recibido con verónicas de la casa, alargadas, templadas, con recorte al picador. Recibe aplausos al brindar al público. Se dobla, también con el sello de la casa. Por el poco recorrido de Artista gira la cintura para prolongar la reunión. Bien. La nobleza sin casta, la bravura sin fuerzas, izquierdas lentas, sin ligazón. Estocada buena. Aplausos.

PITÓN IZQUIERDO Spínola a su primero que tenía recorrido, algunas verónicas. Con la muleta tandas con la derecha y la izquierda, sin hilvanes. Se mejora con tres derechazos buenos. El toro busca la querencia natural. Lo cita a favor de la querencia, lo cual era lo de esperarse y el toro adivina que quiere ser recibido, adelante la embestida antes de ser citado y nos da la impresión (teníamos al diestro de espaldas), que más que pinchar recibiendo, el pinchazo había sido al encuentro. 

PITÓN DERECHO Resultó herido el torero y dentro de la confusión por la apresurada intervención de los peones, Ponce pone orden en un episodio poco frecuente porque en la actualidad, los diestros obligados a ello, que son los de mayor antigüedad, rara vez toman alguna decisión como Directores de Lidia. Óle por Ponce. 

PITÓN IZQUIERDO Habría que recordar el 30 de mayo del 2012  en Las Ventas, cuando la omisa Dirección de Lidia agravó el desempeño de Garibay. El Poncianista que hay en mí sospecha que fue deliberada la omisión. El aficionado que también porto, dice que no sería raro. En su oportunidad hice algunas observaciones a dicho episodio.

PITÓN DERECHO Silveti iluminó la tarde: verónicas que fueron elevándose a la culminación de un remate primoroso. Con chicuelinas dejó lista la vara.  Luego sus gaoneras rematadas superiormente. La muleta por lo alto, sin enmendar, 5 veces. Las izquierdas fueron buenas. Luego las derechas en los medios resultaron magníficas, con mando, sin corregir. Dos dosantinas, de tres tiempos cada una por la embestida de Bonachón. Dos tandas de bernardinas emocionantes. Después recibió un aviso. El toro recibió aplausos y el diestro igual, con vuelta.

PITÓN IZQUIERDO Siempre Alegre, entristeció la tarde. Bien veroniqueado al salir. Mal el público, peor Ponce. Don Juan y Spínola no mejoraron el ambiente. Silveti nos dio esperanzas con una caleserinas arriesgadas. Con la muleta unas manoletinas que entusiasmaron. Aviso. 

PITÓN DERECHO Ponce regaló un séptimo que era lo que esperaban los Poncistas. Los Poncianistas lo encontraron enjuto y abuchean y con un confeti de cojines bañan a toro y torero. De nada valió que se llamara Tapabocas. Parece que lo repudian, no por chico sino por feo (Hablando del toro). Los Poncistas sufren por la incomprensión y los que estamos clavados en la Tauromaquia, nos divertimos. Pinchó un buen rato. 

PITÓN IZQUIERDO Todos los toros tienen lidia. Pero no todos los toreros, ni todos los públicos lo entienden. Ponce es uno que entiende. Hay toreros que saben pero se desganan cuando el toro no es de chip. Hay otros que no saben qué hacer con uno difícil. Ponce puede con estos y aquellos. 

PITÓN DERECHO Algunos aficionados aprendimos, no del toro, ni del diestro, sino del público que con su conducta parece harto de Ponce y sus andanzas. Aún así, no se aguantarán las ganas de verlo a mediados de enero. Ponce no aburre cuando las cosas van mal y menos cuando está en Ponce. 




RECORTE Se extiende entre el público la idea: el toro de regalo es una manera de sobre volar el sorteo y ¨garantizarle¨ al donante un buen toro. Órale.

No hay comentarios: