Follow by Email

viernes, 16 de noviembre de 2012

REGÁLAME UN TORO

PITÓN DERECHO Adolfo  Ruiz Cortínez,  presidente de México  del 52 al 58 del siglo pasado, dijo que ¨El mejor jugador de dominó  del mundo, lo demuestra con las fichas que le tocan¨. Aplicando severamente esta conseja a la tercera corrida  de la temporada en la Monumental  Plaza México,  el 11 de noviembre,  nos hubiéramos quedado sin toros de regalo porque los toreros no pudieron darnos una muestra de lo que puede hacer, con los toros de su lote, exclusivamente. Salieron los de regalo y tampoco sirvieron para que los toreros nos  conmovieran con su estética.
PITÓN IZQUIERDO Esos regalos fueron fallidos intentos de congraciarse con la afición decepcionada y nos hizo pensar que lo único que  garantizan los toros de aguinaldo  es que el torero se aplicará más a ellos que a los de su lote. Más que sacarle provecho al toro, quiere sacarse él  la espina por la mediocridad de su desempeño en su lote. ¿Será que ya lo había semblanteado  mucho antes y no quiere reconocer que se equivocó y por eso insiste?
PITÓN DERECHO Además, el torero tiene el interés que el público disfrute las excelencias que creyó adivinarle al regalo cuando lo escogió ­para obsequiarlo a la afición. El Zotoluco, Castella, Juan Pablo Sánchez y los toros de Bernaldo de Quirós y Campo Real, no pudieron integrar un recuerdo perdurable en esa tarde irremediablemente olvidable. Un abaniqueo de El Zotluco a su primero, una larga cambiada a su segundo. Verónicas de Castella y algo de la muleta  de Sánchez.

PITÓN IZQUIERDO La decepcionante información que se suspende la temporada en Calafia. Ni modo, a ver toros por la televisión. Que, por supuesto no deja de tener las ventajas del comentarista conocedor y las repeticiones de los lances, pero no ofrece la comunión del entusiasmo compartido ni la eventual cátedra (dada o recibida), del eventual conocedor.

Milton Castellanos

PITÓN DERECHO Pensar que no se pudo llevar la Fiesta en paz por la incompatibilidad de intereses y estilos para hacer las cosas. Si esa fué la razón, debemos entender que el gusto y la inclinación por la Fiesta no fueron suficientes para sobrevolar las diferencias. Por el momento nos quedamos con la leve esperanza que no sea cierta  la interrupción. 

PITÓN IZQUIERDO Milton Castellanos está vinculado a  Calafia por ser un  visionario respetuoso de las tradiciones y misterios de la cultura nacional. Encontramos que hay una especie de justicia taurina en el caso de Milton Castellanos Everardo ya que su vida está ligada con el Par de Calafia, no tanto porque él haya sido el constructor del coso, donde el Pana hizo historia,  sino porque una de las fechas inscritas en la historia de la torería cachanilla, es la fecha del Par de Calafia,  el 23 de marzo que resulta ser, precisamente la del cumpleaños de nuestro Gobernador Castellanos Everardo.
Par de Calafia
RECORTE FINAL ¨Cuán gritan esos malditos…¨ La verdad es que no serían malditos en el caso de los gritos de La México: esta que gracia lépera recorre los tendidos, como la llamada Ola Mexicana, sólo que hecha de carcajadas. Hace dos o  tres domingos escuchamos algunos gritos que queremos compartir.

UN GRITO Un torero  elabora una obra de arte con sus pases. El público la envuelve con óles clamorosos. Cuando el torero remata y el público celebra el cierre de la tanda, se hace un silencio; mismo que aprovecha el gritón para poner en su lugar, al diestro y sus corifeos: ¨¡Regular, regular!¨ vocifera y el grito recorre los tendidos. Alguien, también aprovechando el silencio contesta: ¨¡Regular, tu hermana!¨  Las carcajadas inician el periplo  circular entre la  plaza casi llena.  


UN GRITO  MÁS  Los aficionados están coreando una tanda de pases con la derecha que el diestro dibuja con primor sobre la arena. Otra tanda más con el mimo brazo y que mantiene la  calidad. Un lapso para darle tiempo al toro de reponerse. Mismo que uno espera que sea algo más meritorio y serio, grita: ¨¡Con la izquierda!¨ Y antes de que el torero reaccione,  en cualquier sentido, otro aficionado se desgañita: ¨¡No se vale decir!¨   


No hay comentarios: